Competencias genéricas, sello que caracteriza la formación PUCP

18/7/2022
Durante su proceso formativo, el estudiante de nuestra Universidad desarrollará una serie de habilidades que demostrará en su desempeño profesional y ciudadano. ¿Qué papel juega el docente en este proceso? ¿Qué acciones son necesarias para implementar estas competencias en la formación integral del alumno?

Nuestro modelo educativo es un reflejo de lo que somos y de lo que aspiramos como institución. Es el sello PUCP, el documento que orienta los procesos formativos, basados en la excelencia académica y en la formación integral y humanista.

Este modelo educativo plantea un nuevo grupo de competencias genéricas para un tiempo pospandemia. Estas características identificarán al egresado de nuestra Universidad y serán desarrolladas explícita y transversalmente en todos los planes de estudios. Junto con las competencias específicas, se trabajan a lo largo de la formación del estudiante. De aquí la importancia del quehacer docente para incorporarlas en los cursos.

Como explica Oscar Pain, jefe de la Oficina de Gestión Curricular y Evaluación de la Dirección de Asuntos Académicos (DAA), las competencias genéricas “forman parte de varios elementos que constituyen el modelo de formación orientado a competencias propuesto por nuestro Modelo Educativo”.

Uno de los principios en los que se basa es el rol activo del estudiante en su aprendizaje, menciona Pain. “Es por esto que se requiere que los procesos de enseñanza le brinden oportunidades al alumno para que construya y transforme su propio aprendizaje”.

¿Cuáles son esas competencias genéricas?

A lo largo de su proceso de formación, el estudiante PUCP desarrollará las siguientes competencias genéricas:

1) Aprendizaje autónomo y adaptabilidad: gestiona su proceso de aprendizaje y se adapta a las condiciones cambiantes del entorno.

2) Ética, ciudadanía y conciencia ambiental: actúa con responsabilidad ética y ciudadana, reconoce y respeta la diversidad, la autonomía y la dignidad de los demás, así como la importancia del medio ambiente.

3) Investigación, creación e innovación: emplea métodos de investigación acordes con su objeto de estudio y propone, de manera creativa, ideas o soluciones innovadoras a problemas.

4) Pensamiento crítico: evalúa situaciones y hechos, desde diversos puntos de vista, considerando las evidencias para analizar la solidez de la información.

5) Habilidades colaborativas: trabaja de manera colaborativa, con respeto a los demás, para el logro de un objetivo común. En el proceso actúa con empatía en sus relaciones interpersonales.

6) Comunicación eficaz: oral, escrita y no verbal: comprende, con actitud de escucha activa, y produce, de forma fundamentada, mensajes con claridad, coherencia y solidez. Estos son los desempeños generales esperados en todos los egresados de nuestra Universidad.

Javier Pazos, director del Instituto de Docencia Universitaria (IDU), cree que las competencias genéricas dan soporte a diversos ámbitos de la vida del estudiante.

Implementación y desarrollo de las competencias

El desarrollo de las competencias constituye un compromiso institucional con los estudiantes con respecto a su formación. ¿Cómo implementarlas entonces? Integrarlas a la experiencia universitaria será un proceso paulatino que requerirá la participación y la adaptación de todos y todas.

Según Pain, “la DAA está diseñando un plan de implementación progresivo que toma en consideración lo expresado en el modelo educativo: las características de cada disciplina y el momento de actualización curricular en el que se encuentre su plan de estudios”.

“La DAA acompañará a las unidades académicas para que esta implementación progresiva se inserte en los procesos de actualización de perfiles de egreso, planes de estudio y cursos en específico. Una vez incorporadas las competencias genéricas a los planes de estudio, cada unidad académica, en coordinación con el IDU, propondrá espacios de formación docente y, posteriormente, se encargará de su implementación”, afirma Pain.

Sobre estos espacios formativos desarrollados por el IDU, Javier Pazos menciona que incluyen seminarios en los que un especialista en el desarrollo de una competencia genérica en particular aborda el tema, planteando perspectivas y recomendaciones para su implementación.

“Por otro lado, brindamos talleres a las unidades que lo requieran y que están empezando la implementación del enfoque orientado a competencias, ello en coordinación con las demás instancias de la Universidad encargadas del proceso de gestión curricular”, agrega Pazos, quien precisa que estas actividades vinculadas a las competencias genéricas también serán ofrecidas durante el siguiente semestre.

Relevancia de las competencias genéricas

La Universidad busca formar una comunidad de académicos y profesionales de excelencia, personas con ética y valores que tengan calidad humana y sean capaces de ejercer su ciudadanía de forma responsable y comprometida con la sociedad y el país.

En este contexto, el profesor Pain cree que las competencias genéricas cobran importancia “porque permiten explicitar aquellos aprendizajes comunes a todos nuestros estudiantes y complementan a las competencias específicas propias de cada campo y disciplina”.

Coincide con el doctor Pazos, quien señala que las competencias genéricas “complementan la formación particular de cada especialidad” y a través de ellas se expresan los principios de formación integral científica y humanista, características de nuestra Universidad.

Compartir vía :